El mercado actual de la traducción nos lleva hoy día a realizar dos tipos de revisión:
  • Textos traducidos por el cliente: se pueden corregir siempre y cuando la calidad del texto tenga un nivel suficiente.
  • Textos obtenidos por un programa de traducción automática: la corrección suele llevar más tiempo que una nueva traducción por lo que no suelo aceptar este tipo de encargo y siempre propongo la traducción integral del texto.